Programa Pan Americano de Defensa y Desarrollo de la Diversidad Biológica, Cultural y Social - asociación civil

Bebé "clon"

 

Arriba • Los misterios que desvelan a la ciencia • Alma y cerebro • Banal fusión de neuronas... • Bebé "clon" • "Pampa": clonación en la Argentina • La Argentina biotecnológica

 

 

Prensa
Índice
Correo
 

Nacimiento del primer ser humano “clon”.

El primer ser humano clonado concebido con material genético de su madre es una niña que nació por cesárea, anunció hoy un portavoz de la empresa Clonaid, vinculada al culto de "Los Raelianos".

Claves para entender

 

-¿Qué fallas orgánicas puede sufrir el clon?

-Muchas. Las experiencias realizadas con varias especies de mamíferos indican que no sólo el embarazo es difícil de lograr, sino que del mínimo número de clones que completaron la gestación (menos del 1%) la mayoría presentó graves malformaciones: hígados que funcionan mal, vasos sanguíneos anormales, problemas cardíacos, pulmones inmaduros, diabetes, alteraciones inmunológicas y defectos genéticos.

 

-¿El clon vivirá normalmente?

-Se sabe muy poco sobre el comportamiento a largo plazo de los clones. Pero todo sugiere que no vivirían tanto como los humanos convencionales y presentarían serios problemas de salud. 

-¿Un clon es copia exacta de su padre (o madre) genético?

-No. Genéticamente, el clon podría ser 99,9% idéntico a su progenitor. Obtener una copia totalmente idéntica es imposible porque algunos genes de importancia provienen de la mitocondria del óvulo (es decir, no residen en el núcleo). 

-¿Se clona el cuerpo y el alma?

-No. El alma es resultado de la historia única e irrepetible de esa persona. Desde el punto de vista psíquico, no existen dos seres humanos idénticos, aunque sean gemelos genéticos. 

-¿Podrán aplicarse sobre el clon arquetipos psicológicos como el de Edipo o Electra?

-Sí, porque éstos son construcciones simbólicas, vínculos que están incluidos en el psiquismo humano y si no se establecen con el padre o la madre biológicos pueden establecerse con otros. Lo más importante para la salud psicológica es la función materna o paterna, más que el hecho físico de haber parido un hijo o fecundado a una mujer. 

La presidenta de Clonaid, Brigitte Boisselier, informó en una conferencia de prensa cerca de Miami (Florida, EEUU) que la niña nació el jueves 26 de diciembre, a las 16.55 GMT, en un lugar que no especificó y pesó 3,2 kilogramos. La madre de la bebé es de nacionalidad estadounidense y tiene 31 años de edad.

Boisselier explicó que la niña se encuentra en excelente estado de salud y que un grupo de científicos independientes confirmará la veracidad de la información dentro de una semana.

El comunicado de Clonaid, que tiene previsto abrir clínicas en todo el mundo, se produjo en una multitudinaria rueda de prensa en un hotel de la localidad de Hollywood, situada en las afueras de Miami (Florida). Mientras tanto se anunció otro nacimiento para los primeros días del 2003: "Puede que el segundo bebe sea más accesible a los científicos -auguró Boisselier-, porque nacerá en el norte de Europa y en un país menos delicado" (refiriéndose a la reacción en los Estados Unidos luego de conocerse la llegada de Eva, que motivó una investigación de la Administración Federal en Alimentos y Medicamentos (FDA, según sus siglas en inglés).

Clonaid es una empresa de biotecnología vinculada a "Los Raelianos", un culto fundado por Claude Vorilhon, un francés conocido por sus seguidores como Rael, que tiene su sede en Québec (Canadá), y que asegura contar con 50.000 seguidores en todo el mundo. Los raelianos creen que los seres humanos fueron creados con ADN (ácido desoxirribonucleico) donado por una raza extraterrestre hace más de 25.000 años.

Acerca de la autenticidad del procedimiento, el periodista Michael Guillen, editor de la sección científica de una cadena de TV, dijo que publicaría próximamente los resultados de las pruebas realizadas sobre el ADN de la madre y de la hija. Sin embargo, las pruebas de ADN realizadas a la beba por Michael Guillen, ex profesor de matemática de Harvard y actual editor de ciencia de la cadena norteamericana de televisión ABC, podrían no ser suficientes para la comunidad científica.

Se duda, por ejemplo, de que Clonaid tenga los suficientes recursos tecnológicos para poder desarrollar la clonación, dado que es una empresa que nunca ha experimentado en animales la técnica de la clonación. Clonaid jamás ha publicado sus investigaciones en revistas científicas y sus movimientos parecen sustentados en una lógica más marketinera que científica.

Materiales de consulta

COSTA, Néstor E. Clonación: lectura de una inscripción atemporal.

MARTÍNEZ, Stella Maris.   Clonación: dos concepciones bioéticas en conflicto

ZAMUDIO, Teodora Clonación en seres humanos. Posibilidades de su regulación legal

Apuntes de la Cát. de Biotech & Derecho (UBA)

§          Transferencia de material nuclear de células somáticas a ovocitos enucleados.

§          Uso de Animales Genéticamente Manipulados (AGM)

§          Reproducción artificial en animales superiores (con y sin manipulación de la carga genética)

De ahí que buena parte de la comunidad científica internacional y local se haya expresado más que con duda con desconfianza hacia los dichos de Boisselier.

"Basándome en los datos que presentaron (ninguno), tengo serias dudas de que hayan logrado lo que anuncian", comentó al diario La Nación (Argentina) el doctor José Cibelli, vicedirector de Advanced Cell Technology, que en noviembre de 2001 anunció haber conseguido clonar un embrión humano de hasta ocho células.

Para Lino Barañao, investigador del Conicet y especialista en embriología animal, "hay serias dudas de que lo hayan logrado, ya que por ejemplo todavía no se ha podido obtener clones de primates a partir de células adultas. Además, hay serias dudas de que una experiencia limitada como ésta haya tenido éxito".

Expertos en clonación humana de EEUU, Europa y Japón expresaron su oposición a la clonación humana por los peligros que encierra

La Academia Nacional de las Ciencias de Estados Unidos comenzó el 2 de enero en Washington una reunión sobre la clonación, en la que se pretenden sentar las bases para una moratoria a la clonación humana, a la que se opone la mayoría de la comunidad científica. Rudolph Jaenisch, Ian Wilmut, Alan Colman, Peter Farin y Ryuzo Yanagimachi, todos ellos expertos en las facetas bioquímica y veterinaria de la clonación animal, han declarado su oposición a la clonación humana porque puede reproducir los defectos observados en animales.

En el mismo encuentro, el investigador italiano Severino Antinori anunció sus planes para clonar a una persona. Antinori, profesor de fisiopatología de la Universidad de Roma trabaja en colaboración con el científico estadounidense Panos Zavos, de Kentucky- manifestó que tiene previsto proporcionar a los miembros de la Academia información más detallada sobre su proyecto de clonación humana, señaló a la prensa que "si no se permite la clonación, será como volver a la Edad Media". Entre los argumentos emocionales que esgrimió Antinori se encuentra el de permitir que padres, que han perdido a un hijo, engendren otro con 99 por ciento de las características del anterior, aunque muchos científicos ya han advertido que, pese a la clonación, una persona nunca será igual a otra.

Alan Colman, director del instituto "PPL-Therapeutics" que es una pequeña empresa de biotecnología de Edimburgo (Escocia) dedicada a la clonación animal, señaló que la escasa supervivencia de los animales clonados y los defectos que presentaron en su nacimiento, desaconsejan la clonación humana. Eexplicó que la media de supervivencia va desde 1,1 año hasta 10,6 años en el caso de las vacas clonadas, y de 1,3 a 3,7 años en las cabras. Anomalías en la placenta de los animales clonados, defectos en las células sanguíneas, enfermedades cardiacas y problemas pulmonares son algunos de los defectos detectados. "La clonación humana es ineficaz e insegura", afirmó el director de PPl-Therapeutics, "porque puede producir cambios en los cromosomas y mutaciones somáticas".

En Washington, la Academia Nacional de las Ciencias de Estados Unidos comenzó -junto con el nuevo año- una reunión sobre la clonación, en la que se pretenden sentar las bases para una moratoria a la clonación humana, a la que se opone la mayoría de la comunidad científica.

Los científicos consideran que las células embrionarias, que pueden ser utilizadas para hacer crecer el tejido y los órganos, podrían convertirse en prometedores instrumentos científicos para curar enfermedades degenerativas del sistema nervioso como el Alzheimer o el Parkinson, entre otras.

El debate de los científicos sobre la clonación tiene lugar una semana después de que la Cámara de Representantes de EEUU prohibiera la clonación humana, y antes de que el presidente George W. Bush adopte una decisión sobre las polémicas células embrionarias.

Por el momento, el abogado Bernard Siegel, demandó a la Justicia del Estado de Florida para que los padres de la supuesta beba clonada no retuvieran la tutela de la niña, alegando que está siendo explotada y que podría sufrir graves problemas genéticos.

Fuentes: Agencias EFE, Ansa, AFP, La Nación  

 

Los miedos de la clonación

Por Alberto Dotras

Los razonables temores que provoca la yuxtaposición de las dos palabras, clon humano, son la causa de algunas objeciones incoherentes e inciertas empleadas por ciertos medios de comunicación para estar en contra de la clonación reproductiva.

Por ejemplo, es falso que "para llegar a la oveja Dolly en 1997, muchas ovejas murieron durante la gestación del clon" (EL PAÍS, 29 de diciembre de 2002), puesto que aunque es cierto que sólo una oveja nació tras 277 intentos de clonación, también lo es que sólo 29 de estos 277 intentos se convirtieron realmente en embriones, y de estos 29, sólo uno consiguió implantarse y es el que dio lugar a la archifamosa oveja Dolly. En otras palabras, ni una sola oveja murió en el intento (ni tampoco nació ninguna con deformaciones); en todo caso se malograron células adultas –como las que se desprenden todos los días del cuerpo–, algunos óvulos a los que se les extrajo el núcleo y unos pocos embriones primitivos.

Francamente, me desconcierta que para EL PAÍS este tipo de pérdidas celulares sea motivo para estar en contra de la clonación reproductiva ("Una técnica arriesgada y con un bajo índice de éxitos", titula en su edición del día 28), cuando a la vez defiende la investigación con células madre embrionarias humanas y la clonación terapéutica.

Igualmente, me resulta chocante que EL PAÍS afirme con rotundidad que con la técnica de la clonación (transferencia nuclear) "El resultado más probable es conseguir abortos o niños con deformaciones condenados a morir temprano". Esta aseveración es tan sensacionalista como falsa, puesto que ya vimos que "el resultado más probable es" que el experimento falle antes de que el óvulo clonado se convierta en embrión vivo. Pero lo que más me sorprende es que EL PAÍS de por cierto que la técnica de la clonación conlleva envejecimiento prematuro, no sólo porque no hay evidencia científica que lo demuestre (de hecho, parece ser que los últimos animales clonados viven más tiempo de lo normal), sino porque además esta objeción del envejecimiento celular no casa con la defensa que EL PAÍS hace en favor de la clonación con fines terapéuticos, pues sería contraproducente transplantar a un enfermo células genéticamente envejecidas.

Permítanme decirles que para estar en contra de la clonación de seres humanos no es necesario recurrir a tretas sensacionalistas e inciertas. Basta con tener en cuenta que la técnica de la clonación a partir de una célula adulta tiene sólo seis años de vida, por lo que antes de usarla con humanos, debemos comprender los efectos secundarios que puedan aparecer en animales clonados. La cautela debe regir la aplicación de esta técnica, al menos hasta que finalmente se pueda confirmar que se trata de una técnica fiable y segura. Lo que no quita que ya haya caraduras impresentables como la secta de los raelianos, a los que les importa poco la dignidad humana y mucho la pasta gansa que pueden sacar con todo este montaje, sea o no cierto.

Duplicación humana, una vieja idea literaria. Hay libros que la mencionan en 1925

Como ocurre a menudo con temas del arte, la duplicación de personas es una idea imaginada por autores de la literatura mucho antes de que la noción de clonación se conociera científicamente.

En un artículo publicado por el diario francés Le Monde, con la firma de Jacques Baudon, se menciona a Maurice Renard, que después de 1925, en “Le singe” (“El mono”), ideó una máquina capaz de desdoblar a un ser humano, pero de manera imperfecta, ya que las copias morían enseguida.

Según la nota de Le Monde, el científico puesto en escena por William Temple en “Le triangle à quatre côtés” (“El triángulo de cuatro lados”) (1949) lograba crear, gracias a un duplicador de materia, una copia perfecta de la mujer amada, tan perfecta que se enamoraba del mismo hombre que su modelo, y no de su Pygmalion.

La idea de que la especie humana se pudiera reproducir por partenogénesis (un proceso biológico de reproducción asexuada, que produce individuos idénticos a la madre, ya que poseen su mismo capital genético), imitando a ciertas especies de animales, ya fue utilizada por autores como Charles Eric Maine (“World without men” –“Un mundo sin hombres”–, 1958) y por P. Anderson (“Virgin planet” –“Planeta virgen”–, 1959).

¿Cuánto hay de la partenogénesis en la clonación? Un trayecto muy corto, que Paul Anderson franqueó en su novela “No hombre” (1953), en la que nombra este proceso como “exogénesis”.

Pero en 1960, F. C. Steward logró las primeras clonaciones de plantas: obtuvo zanahorias enteras a partir de células de esa legumbre.

Tiempo después, en 1962, el tema llegó a la ciencia ficción a través de la novela de Theodore Sturgeon “L’amour et la mort” (“El amor y la muerte”), en la que una mujer rica intenta revivir a su amante a partir de una de las células cancerosas que le habían provocado la muerte.

Desde fines de los años 60, los autores de ciencia ficción se apoderaron de la idea de que un día sería posible clonar a seres humanos: “Neuf vies” (“Nueve vidas”), de Ursula K. Le Guin (1969), “Clones lives” (“Vidas de clones”), de Pamela Sargent (1976), “Hier les oiseaux” (“Ayer los pájaros”), 1976, donde los clones, además de idénticos, mantienen lazos afectivos muy fuertes.

Pero no es sólo patrimonio del bello sexo. Algunos autores masculinos también lo abordaron con gran éxito, como “Les garçons du Brésil” (“Los niños de Brasil”), de Ira Levin, donde la fabricación de clones de Adolfo Hitler no termina con los resultados esperados.

Los escritores de ciencia ficción tampoco tardaron en imaginar algunas inquietantes aplicaciones de la clonación y en enviar señales de alarma.

La más aterradora es la descripta por Michael Marshall Smith en “Frères de chair” (“Hermanos de carne”): los clones son encerrados en granjas y sirven para proveer órganos o miembros a los humanos de los que son copia.

 

Homúnculo ~ Golem ~ Fausto

 La lectura de el Fausto de Goethe (y los abundantes pies de página de la versión de Porrúa, ‘Sepan Cuantos...’) indica que este escritor alemán tuvo una gran afición por la alquimia, la cábala, las obras de Paracelso, Hermes, Nostradamus, la astrología, cuando el estudio de estas seudociencias era el equivalente de tener un moderno posgrado en Harvard.

Por ejemplo, en el acto segundo de la segunda parte, el ayudante del Doctor Fausto, Wagner, trabaja en una receta misteriosa de Paracelso para crear un homúnculo lo que finalmente logra. Un homúnculo era un hombrecillo artificial que se suponía se podía fabricar para uso personal, asesor o secretario particular, factótum decían los clásicos. El Golem, otro hombre artificial, lo fabricó un judío para que le ayudara en el trabajo de la sinagoga. El fin es utilitario en ambos casos.

Pero demos mejor un vistazo a la biografía masónica de Goethe y regresemos después con el homúnculo y Fausto, que debería ser el primer libro de texto de los estudiantes de posgrado en inteligencia artificial, robótica y cibernética. [Un error de los estudiosos de las ciencias exactas es el absoluto desprecio por la historia de las ciencias exactas. Muchos creen que la robótica la comenzaron los japoneses en los ochentas o que el código binario (ceros-unos, encendido-apagado, abierto-cerrado) empezó cuando más en 1900, con Hollerith].

Johan Wolfang Goethe, nació el 28 de agosto de 1749 en Frankfurt del Mein y su presunta filiación masónica había permanecido en duda durante muchos años. Falleció el 22 de marzo de 1832 en la ciudad de Weimar y se sabe ahora que ingresó a la masonería el 11 de febrero de 1783. Una nota de la agencia noticiosa ANSA fechado en Berlín y publicado por el diario capitalino La Jornada el 10 de agosto de 1993 dice lo siguiente:

"Un documento recientemente publicado en la revista rusa Soverscenno Scretno permite conocer la fecha exacta, 11 de febrero de 1783, en que Goethe se afilió a la Orden de los Iluminados, sociedad masónica fundada en Alemania en 1776. El documento apareció ahora en Rusia y fue encontrado en los archivos de la ex-URSS; todo hace suponer que formaba parte de aquellos materiales (cartas, obras de arte y otros recuerdos) que el ejército vencedor obtuvo de la Alemania derrotada y llevó consigo a su patria. En la actualidad, la carta de Goethe es ofrecida como prueba definitiva de un tema que siempre fue motivo de discusión y polémica".

En cambio, para el escritor masónico Lorenzo Frau Abrines (en el Diccionario Enciclopédico de la Masonería, I, p.508), Goethe ingresó a la masonería el 23 de junio de 1780, a los 31 años de edad en la logia "Amalia" que abatió columnas dos años después. El 2 de marzo de 1782 Goethe fue elegido maestro al mismo tiempo que el duque Carlos Augusto y un tal Loder. Siguiendo a Frau, se sabe que el 23 de marzo de 1830 la logia "Amalia" celebró el aniversario masónico número 50 de Goethe con cuyo motivo este compuso los versos titulados Para la Fiesta de San Juan de 1830. Fallecido Goethe en marzo de 1832, la logia ofició la ceremonia de duelo el 9 de noviembre del mismo año. Y volvamos com Mefistófeles:

Mefistófeles, que debería saber todo por viejo y por sabio y por diablo se muestra socarrón al preguntarle a Wagner acerca de cómo se está creando el homúnculo: ‘¿Y qué amorosa pareja habéis encerrado en el cañón de la chimenea?’.

Wagner se indigna: ‘¡Dios me libre!. La manera de procrear al estilo de antes, la declaramos vana simpleza ... Si el bruto sigue hallando placer en ello, el hombre, con sus nobles facultades, ha de tener en lo sucesivo un origen más puro, más elevado’.

Cuando el homúnculo se asoma por el borde de la redoma decide irse con Mefistófeles a participar en la Noche de Walpurgis dejando a Wagner en casa: ‘Tú te quedas en casa para hacer alguna cosa de mayor importancia’. Es decir, Wagner tiene ahora un homúnculo rejego y respondón porque ni al doctor Fausto desea llevar a su parranda. Le pasa como cuando lo hijos quinceañeros se van de parranda, la pasan muy bien y los padres deseamos ardientemente que para la próxima no sean malosos y nos inviten.

 

 

  Arriba

Cuadernos de Bioética

INSTITUCIONES
ELABE~Mainetti
Observatorio Indígena
S.I.A. Información Ambiental

REVISTAS

Drogas, mejor hablar de ciertas cosas

Salud & Sociedad
S.I.D.A.: un desafío bioético

PROGRAMAS
Cát. Bioética y Derecho (UBA)

Cát. Derecho de los Pueblos Indígenas (UBA)

Cát. Biotech & Derecho (UBA)
Cát. Propiedad Industrial y Mercado (UBA)

Derecho, Economía y Sociedad

PROPUESTAS
Tesis doctorales y Magistrales

Dominique Lussier ~ Esculturas
Marea baja ~ Maré baixa

Preguntas o comentarios sobre este sitio Web

Programa Panamericano de Defensa y Desarrollo de la Diversidad biológica, cultural y social, asociación civil I.G.J. res. 000834

© ES MATERIAL DE DIVULGACIÓN.  Está autorizada su reproducción total o parcial.  Agradecemos citar la fuente. ¿Como citar el material publicado en estas páginas?

Nedstat Basic - Free web site statistics

Última modificación: Viernes, 29 de Julio de 2005